20 ene. 2011

El reten urbano obligatorio

Querida Ema:

Como se que llevas tanto tiempo fuera, intentaré describirte aquella historia que me pediste te detallara para publicarla alli. Intentado recrear el ambiente de Medellín aquella tarde de octubre para que lo imagines.

Sin tetas no hay paraiiiiso!...lleve el dvd a mitad de precio...llévelo… llévelo...llévelo. Sin tetas no hay paraíiiiso. El Chontadurooooo.... el chontadurooo...el chontaduro afrodisiaco... sin tetas...Estos pregones sonaban en el centro de Medellin mientras escondia el dinero del dia para irme a casa. Yo conducia el taxi, en la la playa con junín se subieron dos, llevenos a la milagrosa - me dijeron- como era mi ruta acepté, recorrí un poco el centro mientras buscaba una calle que me permitiera subir por la playa para después desviarme a llevarlos. Yo no se si aun recuerdas que las calles del centro, tienen nombres propios, el resto de ciudad la nomenclatura que más conoces, con números.

Después me desvié a tomar Buenos aires rumbo a Santa Elena. Llevaba poco tiempo conduciendo cuando me pararon, era la guerrilla urbana; Es un retén me dijo el comandante. Métase por esa calle para abajo. Ay, mi comandante este carro está muy viejo, yo no puedo salir de alli. Venga, dese prisa! que no le vamos a hacer nada, Colabore. Conduje hasta más abajo y allí había otro grupo que me ordenó entregarles el coche y esperarme con otros conductores, el mío era el único taxi.

Dos guerrilleros se montaron al taxi y tuvimos que empujarlos para subir, yo le advertí que ese carro está muy viejo. Alli estuvimos esperando mucho tiempo, hacia frío y hambre, la gente estaba ansiosa de regresar a casa, ellos no me creyeron que yo iba para casa, imagino que pensaban que iba al aeropuerto, pero no es así, mi hijo Julián estaba enfermo y debía llevarlo a urgencias, pero aquí no habia razón que valiera!

Cada vez llegaban más personas a la misma calle abajo con sus coches, esto es una vergüenza! qué impotencia tan grande! No me lo podía creer. Ojala que no hayan encontrado la caleta donde guardo el dinero sino ya estoy jodido -pensaba en esto todo el tiempo- si no con que voy a ir a comprar las medicinas para julian? Ay dios mio, tengo urgencia pensaba mientras comía mis uñas de manera ansiosa.

Cuatro horas más tarde, comenzaron a salir los últimos coches, cuando me tocaba el turno, como siempre tuvieron que ayudarme empujando con mucha dificultad. Una vez en carretera miré mi escondite a ver si estaba el dinero, Nada! lo habían sacado todo. y no me habían dicho que no me harían nada ni me robarían? Cabrones- grité en silencio.

Afectuosamente en la añoranza de los amigos exiliados.

Marco

PD: creo que ya sabes el mercado que se ha generado en los últimos tiempos: culto al cuerpo, cirugías plásticas y clínicas piratas con toda la degradación y consecuencias que esto lleva, de allí sale la serie esa que vendían en esa época: “Sin tetas no hay paraíso”, otra de nuestras joyas de la patria boba. Serie que exportaron y que aquella tarde vendían a mitad de precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada