16 abr. 2010

Mis relatos / Serie - 2

...Historias ajenas, propias, invenciones, anécdotas, forman este entramado de relatos...


45. Aguamasa
Estela estaba locamente enamorada de Mario. El problema de él es que tenia muchos compromisos familiares. En su huerto cuidaban cerditos y alimentarlos era toda una odisea. Su madre habia pedido a todos los vecinos que guardaramos la sobra de alimentos, cortezas, y bebidas, a esto le llamabamos “aguamasa”. Nunca olvidaré la tarde en que el grupo de amigos, jugabamos en la bajada de don Zoilo. Mario cargaba dos cubos llenos y pesados. Bajaba esa calle empinada como ninguna y de golpe se bañó con todo aquel liquido asqueroso y maloliente. Estela, avergonzada, no quiso saber nada más de él. Ahora mayor, lo llora desde el exilio como su único amor.


44. Mi objetivo
Quieres que te enseñe mi vídeo de la boda? Mira este es Paquito, mi ex, es feo. Yo estaba guapa verdad? - explicaba Lucia- tenia la ilusión de casarme de blanco, fue una boda pomposa. Él se la llevaba muy bien con mis 4 hijos. Hum, ahora me insulta cuando me ve por la calle. Después de la boda él siguó viajando a Republica Dominicana durante sus vacaciones porque a mi me denegaron la visa. Cuando pude viajar, esa relación se me hizo insoportable. Yo no lo queria, solo tenia un objetivo: vivir en España. Soy joven, ahora he podido traer a mis hijos y los mantengo, por eso trabajo tanto.

43. Narcisa
Narcisa era todo un misterio. Bastaba con que tocara la puerta para que mi madre nos hiciera esconder. Ella era una mendiga anciana de la cual todos rumoreaban en el pueblo, decian que tenia mal de ojo. Y esto qué es? un poder que si miraba a los niños, éstos enfermaban. El primer día de escuela mi madre me empaquetó galletas y dulces, caminábamos mientras ella me animaba y secaba mis lágrimas porque yo no quería ir a aquella escuela. Tres calles más abajo, justo en la esquina, mi madre me dijo: allí viene Narcisa, no la mires! La mujer era negra, creo que por eso se hablaba de ella.

42. Los doce apóstoles
Durante algunos meses, casi a la misma hora en la noche, nos sorprendía un apagón de la luz. Esto se convertía en media hora de incertidumbre. Al día siguiente la gente decía: mataron a Luís, el hijo del sepulturero. Al día siguiente mataron a Benjamín…Mañana a Quién? Así ejercieron los escuadrones de la muerte, haciendo “operación limpieza” matando ilusiones y sembrando el pánico entre la gente. Años más tarde se supo por investigaciones de la fiscalia que el grupo de criminales se llamaba los doce apóstoles, eran jóvenes del pueblo, organizados por algunos comerciantes y el capellán del pueblo, que nunca fue detenido.

41. Todo un misterio
Amalia era joven cuando se fue a trabajar en Medellín, poco se supo de ella durante todo este tiempo. Lo que nunca pudimos entender eran sus manías: se duchaba, lavaba sus pantis y volvía a ponérselos mojados. También era algo especial con el dinero. Durante su ausencia abrió una cuenta de ahorros que iba alimentando cada vez que regresaba al pueblo cargada de objetos. Cuando se sintió enferma, arregló sus papeles de tal manera que su mejor amiga, una vez ella se muriera entregara a sus hermanas el dinero, poco a poco como si fuese iniciativa propia. La relación con su familia nunca fue buena, hasta en esto fue extraña.


40. En la comisaria
Mi tio Federico se emborrachaba tres veces por semana. Desde que se levantaba él sabia que esa noche sí. Algunos días después de salir del bar, solia pararse en las escaleras del atrio y arrojar monedas y billetes a la gente que lo esperaba ansioso. otras de sus borracheras las dedicaba a mi tia angela y le recitaba largos poemas que escribia y se sabia de memoria hasta muy entrada la noche cuando se quedaba sin voz. En alguna ocasión su mujer enviaba a mis primas a buscarlo al bar pero siempre era demasiado tarde. Otras noches su comportamiento era imprevisible, lo cierto es que mi prima Alicia corria a casa para llamar la policia...durante esas noches dormiamos tranquilos con mi tio encerrado en la comisaria.

39. La vecina
Todavia me acuerdo de esa pobre muchacha!
Que más podia hacer yo, sino encomendarla a mi Dios y a la virgen santísima?
Los escuchaba los domingos cuando regresaba de la misa, mi cocina cerca a la suya. La madre batía el chocolate mientras la hija que era como retrasadita, gritaba desde el cuarto: mamáaaa este hombre me quiere hacer cosas, a la vez que decia en voz baja...un marrano, dos marranos tres marranos... Mamáaa no ves que me está tocando? Tranquila niña, déjese que ese es su nuevo papá y nos quiere mucho. Al poco rato se oían chillidos, Yo subia volumen a la radio-novela para no escuchar mientras volteaba las arepas. Después de un tiempo se oía a la joven arrullando un bebé, Yo me echaba la bendición.

38. Mi padre
Mis hermanas no quieren a mi padre, bueno las mellizas que son mayores que yo, 37 años, porque carlos y jorge creo que sí o al menos lo toleran. Es que todos tienen muy malos recuerdos de él, dicen cosas horribles. En cambio yo lo conocí en otra época, era como un abuelito para mi, tan cariñoso! Mi mamá nos daño mucho la imagen de él, asi quien lo va a querer? Bueno mis primas cuentan que él vino una noche enfurecido a quemar la casa con todos dentro y si no es por los vecinos, yo no podria estarle contando esta historia. Creo que por eso es que ellas no le han podido perdonar nunca.

37. La Tía Francisca
Sólo una vela mortecina alumbraba la casa vieja: cada uno en su cama y la tia Francisca entonaba el rosario: “los misterios que vamos a contemplar hoy”...te fijaste que todas las gallinas se subieran a la vara?sí, mama. En que ibamos? “Dios te salve maria”...Marta -decia mi tia- Te acordaste de traer la chocolatera? Sí mamá, ya te lo sirvo. “Ruega por nosotros en este valle de lágrimas”... Mija: y el jabón del lavadero? Lo entré, mamá. Ah, no se lo vayan a comer las ratas! Concierto de risas, grillos y la voz melodiosa de tia Francisca,acompañaron algunas noches de infancia.

36. Leonor
Los tiempos han cambiado mucho! -explicaba la anciana- mirando la televisión. Mira ésta Mujer que está hablando con Daniel, hace una semana la enterraron en la serie “pasiones secretas” y cómo es posible que ahora esté viva? Es otra serie, abuela. En todo caso ahora no hay respeto: mira esos estan a punto de...Esto es lo más normal del mundo abuela. Yo no sé. Arturo me respetaba mucho, no me tocaba siquiera. Y como tuviste ocho hijos abuela? eran otros tiempos. Y la luna de miel? Cuál luna de miel, muchacha, eso fue una luna de mierda.


35. Desde la prisión
Yo tenía 15 años cuando comencé - explicaba la katia-
El trabajo lo hacíamos en Brasil, nosotras entregábamos la mercancía en pueblos lejanos, nos pagaban el hotelucho y al día siguiente regresábamos para hacer otro viaje, con esto pasaba platica a mi mamá que cuidaba mi niño y a mi padre inválido. Eso era como una vorágine, guapa! no podías salirte del negocio, era un laberinto sin fin... Más tarde vino el ofrecimiento de venir a Barcelona, yo imaginaba otra cosa…bastó pisar el aeropuerto para que comenzará mi perdición. De esto hace dos años y aun estoy en preventiva esperando el final en esta chabola. Todo por la promesa de una casita en el cerro! hijueputas!!!

34. Angelica
A ese tipo lo conocí en una discoteca y claro! yo tan joven.
Al principio salimos un poco y él muy atento y generoso, me ofrecía dinero pa’l niño, una madre soltera y joven como era!. Después me llevó a trabajar en su empresa y seguía dándome dinero. Pero esta historia me salió muy cara!... Así empezó todo, mija. Después me pidió que viajara a Alemania a llevarle esos productos a su primo. Yo nunca me imaginé nada, era mi única manera de pagarle sus favores. Mírame ahora que fea estoy! tantos años haciendo de puta sin querer, quien iba a pensarlo! sin papeles, sin saber el idioma, sin mis vallenatos y mi gente. Ahora que lo pienso: yo era la mercancía!

33. Adela
Ella me tenia envidia! Yo me di cuenta desde el primer momento. Cuando cerrábamos el bar, los clientes me preferían a mí y ella rabiaba como una víbora.
Después empezaron mis males, el estomago se me iba hinchando. La Señora de Segovia me lo dijo, me tomé todas las hierbas y nada, la piel se me fue secando, parezco un alma en pena. Después me fui al Hospital San Vicente y no pudieron curarme, sabés lo que me dijo el médico cubano? Ay, señora, esto no es una enfermedad, usted cree en los maleficios? Lo que le hicieron fue para matarla. Ya sabía yo, que ella fue la culpable de todo!

32. Divorcio costeño
A ritmo de vallenatos, Maria Jesús sacaba sus cosas por el patio de la casa: las plantas, las gallinas, el perro escuálido, los platos y las ollas tiznadas, los colchones enrollados. Todo se lo llevaba, la casa vacía y Faustino cuidando su resaca al vaivén de la hamaca. Déjala que se vaya, al fin y al cabo sólo era una querida…Ella delgada como una vela, iba y venia llevando sus pertenencias hasta el patio trasero, arrastrando su desilusión a flor de piel. Estoy cansada de estar sola, de esperarlo toda la noche mientras juega hasta el último céntimo en las peleas de gallos. Dinero que consigue se lo bebe en ron. Faustino abanicándose y la casa vacia.

31. Ellos
¿Es macho o hembra? Con esta pregunta comenzó todo.
Ya hacía algunos días que se encontraban en el parque y casi siempre a la misma hora. Pero ninguno de los dos se atrevía a dar el paso siguiente, justo hasta aquel momento. Aquella mañana él se mentalizó que no dejaría pasar más tiempo, eligió su ropa preferida, sus zapatos deportivos, se afeitó y perfumó mientras en su cabeza rondaba la misma idea. Ella asistió al ritual semanal de peluquería con un único objetivo. Es así como desde entonces sus amigas andan con interés en comprarse un perro, creyendo que es la única manera de no ser invisibles!

30.Guillem
Lo que no imaginó es que en la sala Apolo de Barcelona, la encontraría, la fiesta estaba animada, las orquesta cubanas invitadas a la fiesta actuaban con éxito. La gente bailaba. Él se paseaba mirándolo todo, cuando la descubrió se dedicó a observarla hasta despertar el interés de sus amigas. Poco bastó para que una de ellas, atrevida latina, se percatara y fuera en su búsqueda jugando a ser cupido. Él se esforzó en demostrar tanto sus habilidades para el baile adquiridas en el Centro Cívico como su buen dominio del castellano. Desde entonces permanecen juntos, probando a ser dos columnas del mismo templo como lo propone Gibran.

29. Mar
Preparó su viaje durante meses, renunció a su prestigioso trabajo de funcionaria y se embarcó al caribe con su única ilusión: reencontrar a su amor perdido.
Allí probó todas las peripecias para sobrevivir, dio rienda suelta a su creatividad y a robarse el corazón de todos como suele hacerlo siempre sin ningún esfuerzo. Se enamoró tanto de aquella gente alegre y fiestera, de sus días soleados, la explosión de color, el verde luminoso, las frutas y todo aquello que encontró. Hoy deambula en el país frío, añorando aquel brote de calor humano que le ofreció la vida, mientras intenta convencerse que su femenino creativo está en cualquier lugar del planeta.

28. Juan
Mi esposa y yo, hemos tenido muchos problemas -explicaba Juan- a mi mujer la estan llamado y hemos tenido que cambiar el número de teléfono porque le estaban cobrando un dinero, ahora resulta que está endeudada sin ella hacer nada. El banco por un lado, otros señores por otro, no nos han dejado tanquilos. Es que a mi señora se le perdió el DNI desde hace unos meses. Bueno es que un día fuimos a visitar a mi cuñada, y su hija -o sea su sobrina- cogió el documento en un descuido nuestro. Se ve que ella está con malas compañias, y compra coches y más cosas. Pero no son para ella, es que compra todo eso porque otros la obligan, mejor dicho ella salió muy mala, es que hacerle eso a su propia tia! Eso no tiene perdón de Dios. Ella dizque está en una banda porque no se le ve ningún trabajo.

33. Conchita
-Prenda- me decia la sevillana, esta historia no me la vas a creer! Esto fue hace algunos años. Era la venida de la Reina al teatro zorilla, que ilusión me hacía verla! Yo me fui con unas amigas y nos hicimos en la puerta, le dijimos al conserje, Usted puede abrirnos un espacio cuando pase la reina porque queremos verla de cerca. El teatro estaba lleno con todas las autoridades. Al poco rato ella pasó cerca y yo me lancé por encima de todos para tocarle la cara y le dije guapa!!! no sabes el follón que se armó. Al día siguiente esa noticia salió en los principales diarios: decian que una loca queria atentar contra la reina, yo solo queria tocarla y nada más, pa una vez que la tenemos por aqui!

27.Miriam
Miriam se levantó pronto,, se vistió con su ropa preferida, se maquilló y perfumó. Después de desayunar, preparó el ordenador con sus presentaciones además de los materiales para su taller sobre mujeres maltratadas. Salió de su casa, dejandolo a él alli, caminaba de prisa mirando siempre hacia atrás con actitud vigilante y mirada desasosegada. En la plaza del ayuntamiento la esperaba la técnica comunitaria y otros miembros de entidades para dar comienzo al ciclo “las mujeres tejen sueños” Una vez comenzada la sesión, ella hablaba con seguridad sobre el tema, lo comparaba el maltrato a una partida de ajedrez; jaque, mate. Durante el taller daba señales claves a las participantes, todas ellas se sentian acompañadas por aquella voz, Ella hablaba sin afectación. Lo que nadie imaginó nunca es que al dia siguiente en primera página del diario local apareciera en foto, asesinada por su pareja .

26. Gabriela
Aquella noche durante la llamada telefónica, Gabriela me relataba el origen de sus males, nos han puesto cosas en la casa, en los rincones -me decia- pero es que de esto no se puede hablar aunque usted no lo crea, y mejor dicho, antes de mencionarlo se dice: “hoy sabado dia de la virgen me antepongo” sin mencionarlo siquiera, porque hablar de eso es atraerlo, asi se atren los males. Se acuerda la última vez que hablamos? -me decia ella- yo gateaba, no podia subir las escaleras, me arrastraba, no podia con mi vida, virgen santísima! usted no sabe los dolores que me agarraban a media noche, yo le estoy contando esto de puro milagro. Y gracias a ese curandero yo estoy mejorcita. Acuerdese bien: hoy sábado dia de la virgen...


25. La vidente
Usted no está loca, señora -repetía la vidente- Usted no está loca, aunque todo el mundo lo piensa! Y tiene un novio en el cielo! Mírelo ahí está, y la acompaña siempre. Ay hija mía! Usted cree que sólo hay amor en el corazón de los hombres? No, no, no. Hay gente muy mala mi señora, y debería protegerse. La vidente elevó sus ojos como mirando hacia dentro y siguió haciéndole recomendaciones: él le dice que los eche fuera, que no merecen tanto cariño. Uy!! y que además tienen un pasado muy oscuro. Usted ya cumplió esa promesa con los huérfanos. Entonces huya muy lejos donde ni siquiera…Ah! y le manda preguntar que ¿dónde está su coraje y valentía para cuidarlo durante su penosa enfermedad? Está agradecido por sus hermosas palabras antes y después de su muerte hace cuatro años cuando se quedaron solos en aquella sala del hospital.

24. Alejandro
Aquellas tardes de infancia, solía jugar con Alejandro, recogiendo caracoles y bichos. Yo cogía pétalos de rosas muertas para adornarme los cabellos. Mi madre siempre alerta, él mayor que yo y vecino de mi calle. Algunas veces caminábamos sobre una plataforma justo debajo de la virgen de la Misericordia. Mi madre siempre alerta. Aquella casa tenía un patio que más parecía del colegio de las capuchinas o del hospital del pueblo. La virgen justo en medio, imponente, el rosal que se extendía a lo largo del patio, el estanque en medio y las eras de las rosas como señalando caminos. Aquel día, caminábamos por entre las rosas, cazadores furtivos; de repente él cayó de espaldas en medio de las espinas, corrían hilos de sangre, gritos de pánico. Otra vez, un ataque -decía la gente- yo no sabia que era esto, quería morirme.

1 comentario: